Posiblemente el componente de más difícil ejecución sea una caja acústica.

Esto es debido a que hay muchas variables que interactúan y que influyen en el resultado final:

El recinto acústico: Materiales y disposición de los transductores.

La electrónica: Filtrado activo ó pasivo, conectores, etc.

La habitación. Posiblemente el más importante de todos. Nuestros recintos son configurables para distintas salas.

Nuestra idea es la utilización de un sistema de tres vías como base y a partir de ahí hacer variaciones según necesidades:

Un modelo con refuerzo de graves para conseguir una pantalla poderosa. Su utilización ideal sería para habitaciones amplias, de 30 a 50 metros cuadrados.

Un segundo modelo con una sola unidad de graves, para habitaciones hasta 30mts cuadrados.

Un tercer modelo para habitaciones con problemas de espacio, compuesto por 2 monitores de medios-agudos y una o dos cajas para graves. Este modelo esta pensado para que sean las cajas las que se adapten a la habitación y no la habitación a las cajas. El sistema se basa en la menor exigencia que tienen los graves para buscarles ubicación. La unidad de medios agudos por su tamaño es fácilmente adaptable a librerías, estantes o espacios pequeños. Esto es una gran ventaja para conseguir una colocación ideal y una buena posición de escucha. El recinto de graves seria estudiado para adaptarse a cada caso en particular.

De la construcción del mueble se encarga un reputado fabricante de mobiliario tradicional, que ha colaborado activamente en el diseño.

En todos los casos la madera es de castaño, que por su dureza es idónea para conseguir un recinto con buenas propiedades acústicas, siendo a su vez resistente a los arañazos y golpes.

Una vez pulida, la superficie externa se remata con varias capas de recubrimiento a poro abierto, que da un aspecto muy similar a la cera pero con una protección muy superior. La formulación usada penetra en la superficie de la madera sin ocultar la textura del veteado ni el agradable tacto cálido de la madera.

Pese a no formar una gruesa película superficial (con el aspecto “plastificado” de otros fabricantes) la longevidad y la estabilidad del mueble está asegurada.

El acabado exterior se puede seleccionar entre los siguientes tonos de barniz: natural, miel, cerezo o roble.

El mecanizado redondeado de las esquinas, además de obtener una bonita estética, está pensado para evitar en lo posible los reflejos acústicos.

El grosor mínimo de las paredes es de 30mm, con una serie de refuerzos laterales internos que sirven para dar solidez a la estructura y romper las ondas estacionarias.

Tanto las paredes como los altavoces tienen un tratamiento especial para bajar la frecuencia de resonancia y hacer la caja lo mas neutra posible.

La base de granito de 30mm de espesor baja el centro de gravedad de la caja, dotándola de una gran estabilidad. Los conos mecanizados de apoyo concentran todo el peso de la caja en una superficie mínima, disipándose a través de ellos gran parte de las vibraciones parásitas, que de otra manera se transmitirían a la sala.

Debido a la calidad de los transductores empleados, estos vienen ya pareados por el fabricante.

Sobre un filtro base, comenzamos el rodaje tanto de los altavoces como de los elementos que forman el filtro, hasta conseguir el ajuste y combinación mas idóneo. El objetivo final es encontrar la máxima paridad en el conjunto y que esa igualdad se mantenga a lo largo del tiempo.

Este punto es importantísimo, pues el rodaje de las pantallas conlleva un desequilibrio, siendo la única forma de corregirlo tratarlas durante el rodaje. El tiempo mínimo de ajuste que hacemos a nuestros equipos es de 100 horas. Con este sistema de fabricación se consigue que las pantallas, una vez terminadas, garanticen una igualdad que de ninguna otra forma es posible conseguir. Esta es la parte que convierte una pantalla “high fidelity” en una pantalla “high-end”.

Los filtros internos no están anclados a las paredes de la caja, si no envueltos en un material aislante, acolchados de forma que estén poco influenciados por las vibraciones internas. Para entender la importancia de este punto no tenemos más que ver la cantidad de accesorios que hay en el mercado para intentar minimizar este punto.

El sistema utilizado como conexión es el más eficaz: material no ferroso para evitar campos magnéticos, espárragos de 10mm de diámetro y conectores de unión capaces de soportar grandes intensidades. No hay caja de conexiones auxiliar, ya que esta debilitaría innecesariamente la pared de la caja.

Una de las cualidades que perseguimos es la de conseguir una caja lo mas neutra posible. Para ello se utiliza un altavoz de medios con tecnología de cúpula cerrada. Con este sistema la caja es utilizada simplemente como soporte para el altavoz.

El altavoz de agudos tiene el mismo sistema. Por tanto en el rango de 350-20.000Hz el sonido que conseguimos es exclusivamente el que producen los altavoces. En la unión de los altavoces a la caja se han utilizado materiales absorbentes de vibraciones y la salida de reflex se ha tratado para que las frecuencias a través del conducto sean lo mas bajas posibles, con una dispersión muy amplia. Así evitamos en lo posible los problemas que existen a la hora de colocarlos en una habitación.

Como ataque de señal tenemos dos sistemas:

1: Filtro de tres vías para la utilización de una sola etapa, diseño típico de las cajas convencionales.

2: sistema para bi-amplificar, con este sistema una etapa ataca directamente a los graves sin ningún tipo de filtro ya que el corte se produce directamente en el previo. Este sistema es el más recomendado para el sistema con dos graves. La eliminación de la bobina (el equivalente de aproximadamente unos 20 a 40 metros de hilo) representa una respuesta sin ningún tipo de pérdida o amortiguación.

Nuestra oferta

¿Desea conocer mejor nuestra oferta? En nuestra sección de productos y servicios obtendrá información detallada.

 en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Creado por MCD Audio 2014